BLOG
¿Personalidad T o Generación R? ¡Mejor incorporar sus cualidades! (Portada)
¿Personalidad T o Generación R? ¡Mejor incorporar sus cualidades!

En los últimos años, se ha hablado mucho de la Personalidad T y la gran demanda de este perfil “renacentista”. Desde la llegada de la pandemia, surge con fuerza la llamada Generación R, adaptada a la nueva realidad y al futuro post-pandémico. ¿Has oído hablar de estos modelos?

Desde Ready for People, creemos que es el momento de ser prácticos: de extraer el conocimiento de estas personalidades, más allá de confrontarlas o buscar nuevas tipologías, e incorporar sus cualidades tanto en los profesionales como en las organizaciones.

Con este objetivo, recorremos los rasgos principales y características de la Personalidad T y la Generación R, para extraer conclusiones y aprendizaje. ¿Nos acompañas?

¿Qué es la Personalidad T?

La “personalidad de tipo T” o Renacentista estaba en auge desde el final de la década pasada y hasta la llegada del coronavirus. Sin embargo, su origen se encuentra ya en los años 1980s, cuando la consultora McKinsey & Company comenzó a buscar a profesionales con habilidades cruzadas.

Este perfil se caracteriza por la especialización en un ámbito concreto (que representa la línea vertical más larga) y una serie de habilidades interdisciplinares o conocimientos generalistas muy competentes (que representa la línea cruzada más corta). Al sumar ambas, aparece la T que le da nombre.

La clave de la Personalidad T es la curiosidad: tener una mente abierta al conocimiento que permite ver el mundo en perspectiva, comprendiendo que, en realidad, todas las áreas del saber están interrelacionadas.

Un buen ejemplo es Leonardo Da Vinci que, además de artista, se formó en otros campos como la medicina. Esta sabiduría global también enlaza con la idea de los filósofos clásicos.

Este tipo de profesional se desenvuelve con soltura en diferentes tareas y situaciones, además de estar especializado en una materia muy concreta. Por ello, se mueve bien en entornos complejos. La realidad, ¡es que todos podemos tener estas habilidades con el interés necesario en aprender!

¿Personalidad T o Generación R? ¡Mejor incorporar sus cualidades! (Librería)

La irrupción de la Personalidad o Generación R

Desde el confinamiento y el escenario de transformación acelerada, se habla de una nueva tipología: la Generación R. De hecho, a pesar de la etiqueta, se extiende a los profesionales de todas las edades unidos por la implementación del trabajo en remoto y el nuevo paradigma.

La Generación R ha tenido que desarrollar una serie de cualidades en muy poco tiempo. Además, han surgido nuevas necesidades y demandas que las organizaciones tienen que cubrir para alinearse con sus equipos.

La clave que une a todos estos profesionales es la resiliencia y la adaptabilidad en un entorno más complejo e impredecible que nunca. Para ello, algunas de sus habilidades o características son:

  • Formación y desarrollo continuado, para poder responder tanto a las demandas del presente como al futuro próximo post-pandemia.
  • Apuesta por el trabajo en remoto y los horarios flexibles, ahora que se ha visto que es posible.
  • Necesidad de conciliar, de encontrar un equilibrio real entre el ámbito profesional y la vida personal.
  • Concienciación medioambiental.

¿Personalidad T o Generación R? ¡Mejor incorporar sus cualidades! (Pizarra)

¿Cómo podemos actuar como profesionales y como organizaciones?

La capacidad de combinar especialización con conocimientos interdisciplinares, así como de adaptarnos plenamente al contexto actual y futuro, serán fundamentales en el nuevo paradigma del trabajo. Para ello, ¡es más necesario que nunca seguir aprendiendo y desarrollando nuestras habilidades de inteligencia emocional (soft skills)!

Por su parte, las organizaciones tienen que involucrarse en la transformación y facilitar este ecosistema a sus empleados o colaboradores. Es decir, saber dar respuesta a las nuevas demandas que surgen por parte de los profesionales.

Para lograrlo, deberán priorizar la flexibilidad: el teletrabajo tendrá que seguir siendo una opción y se formularán modelos híbridos. Los líderes además tendrán que implementar nuevas culturas del trabajo más sensibles con la conciliación, pero también con la alineación de equipos que no están siempre presentes en un mismo lugar.

Por último, permitir a los profesionales desarrollarse y seguir creciendo será clave para no quedarse atrás: el talento apostará por las organizaciones que hayan asumido los valores de la Generación R. ¡Siempre hay que poner al alcance de los equipos la formación necesitan! Y más, en mundo complejo y tan cambiante: el desarrollo de las personas no puede parar.

¿Qué te parece la construcción de modelos como la Personalidad T o la Generación R? ¿Crees que se ajusta a la realidad y/o te identificas con ellos? Lo que está claro es que nos pueden servir para comprender las necesidades actuales y seguir creciendo.

Etiquetas:
¿Te ha gustado este artículo?
Comparte con tus amigos
¿PODEMOS AYUDARTE?
déjanos tu número y te llamaremos

Send this to a friend