BLOG
Historias que cambian la historia - Sant Jordi
Historias que cambian la historia

Hace tiempo que quería escribir sobre un tema que me ha marcado de forma significativa. Ese tema es la vulnerabilidad y lo que implica, tanto a nivel personal como en el liderazgo en las organizaciones.

La idealización del liderazgo fuerte vs. la fuerza de la vulnerabilidad

Durante la primera parte de mi trayectoria profesional, me fijaba en jefes y directivos de «éxito» que se mostraban siempre como personas muy fuertes, con las cosas claras y que podían con todo. No mostrar ninguna debilidad y, mucho menos emociones, era lo correcto. Supermen y superwomen, ¡implacables!

Aunque de alguna forma admiraba a estos «valientes», que además de ser «perfectos» daban su vida por la empresa y el negocio y nunca mostraban ni un ápice de debilidad, no podía evitar sentir una cierta contradicción. Me causaba frustración pensar que a mí me costaría mucho ser así, ¡tan fuerte, poco vulnerable, implacable y perfecta! Y esto me podía costar mi carrera.

Historias que cambian la historia - Camiseta

Además, pensándolo bien, los mejores jefes y compañeros que había tenido hasta ese momento, de los que más había aprendido y por los que seguía en la empresa, sorprendentemente no respondían para nada a esta definición de éxito.

La primera vez que oí a Brené Brown hablando de vulnerabilidad en un TED Talk, concretamente The power of vulnerability, sentí una liberación y empecé a atar cabos. Con el tiempo, he visto que ese momento despertó un cambio en mí y marcó un punto de inflexión en mi vida y en mi carrera.

Mostrar la vulnerabilidad: el camino hacia el auténtico liderazgo de éxito

Realizamos un enorme esfuerzo para sostener la armadura que nos hace parecer fuertes y perfectos. Sin embargo, se trata de una armadura que nos ponemos por miedo.

Miedo a mostrarnos como realmente somos, miedo a que nos juzguen, miedo a las críticas, miedo a ser rechazados, miedo a perder el trabajo… Todo esto porque nos cuesta querernos y aceptarnos, confiar en nosotros y poder, así, mostrarnos y desplegar nuestro potencial.

La paradoja es que, contrariamente a lo que había visto en estas personas aparentemente «valientes», la mejor muestra de coraje y valentía es ser capaz de mostrarte como eres: mostrar tu vulnerabilidad, como cualquier ser humano que es, por definición, imperfecto.

Mostrar tu vulnerabilidad es mostrar que te emociona ver a un niño llorar, tomar la responsabilidad cuando algo ha salido mal en el trabajo, decir que no puedes ir a esa reunión tan importante porque es el cumpleaños de tu hijo, correr el riesgo de perseguir tus sueños o empezar tu propio negocio.

Historias que cambian la historia - Corazón

Pero, ¡la mejor parte estaba por llegar! Descubrí que no solo sin vulnerabilidad no hay coraje ni valentía, sino que es esto lo que realmente crea conexión con las personas y es la base del liderazgo auténtico. El liderazgo basado en la empatía y la confianza que hace que las personas y los equipos desplieguen todo su potencial.

Solo con esta mirada de bienveillance podremos construir organizaciones y equipos donde las personas se muestren tal y como son: sin juicios, apreciando la diversidad como una cualidad del equipo. Formando, en definitiva, equipos diversos y, sobre todo, inclusivos.

La Diada de Sant Jordi, la fiesta de las rosas y los libros que tanto nos gusta, es un gran momento para cambiar historias que harán cambiar la historia, como esta Ted Talk cambió la mía. Así que, os dejo con esta nueva versión de la leyenda de Sant Jordi que me ha encantado. Una nueva historia en la que el caballero y el dragón se atreven a mostrar su vulnerabilidad y esto les hace invencibles y, sobre todo, más felices. Al leerla he pensado en mi querida Emma Giner que cuenta a su hija una versión alternativa de la leyenda de Sant Jordi. Espero que esta otra también inspire a muchas personas.

¡Feliz Diada de Sant Jordi!

¿Te ha gustado esta experiencia?
Comparte con tus amigos
¿PODEMOS AYUDARTE?
déjanos tu número y te llamaremos

Send this to a friend